Episode 2: Superar los nervios

Rose pregunta a Phil cómo superar el miedo antes de una presentación importante, y convertirlo en energía positiva sobre el escenario. Descubre los consejos de nuestro Chief Inspiration Officer para encontrar tu zen interior antes de un gran evento.

Transcripción

Rose: Bienvenido a The Business Presentation Revolution, una taza de relajante té para tus presentaciones. Phil, ¿va todo bien?

Phil: En realidad me siento nervioso. Creo que no estoy bien preparado para hoy.

Rose: Pues estás de suerte, porque el episodio de hoy trata de cómo calmar los nervios en una presentación. Todos los tenemos. (Phil, estamos grabando). Bien, justo antes estábamos hablando de cómo calmar los nervios en una presentación. Antes de explorar algunas soluciones, hagamos un chequeo de miedo escénico. Phil, ¿puedo hacerte algunas preguntas acerca de cómo te sientes? ¿Te late deprisa el corazón? ¿Qué tal tu voz? ¿Puedes probar a decir algo?

Phil: La siento seca y me resulta difícil sacarla fuera.

Rose: OK. ¿Eres capaz de concentrarte? ¿Puedes mirar al frente un momento? Sí, cuesta un poco mantener el contacto ocular.

Phil: Estoy demasiado estresado.

Rose: OK, veamos si podemos encontrar el origen. Al pensar hoy en la preparación de tu “presentación”: ¿te preparaste siguiendo el proceso de cuatro pasos y pensaste sobre las ideas y la creación de la presentación?

Phil: No.

Rose: De acuerdo, ¿ensayaste? ¿Unas pocas veces, incluso cinco o seis?

Phil: No.

Rose: OK, ¿dormiste bien esta noche? ¿seis horas o más?

Phil: No.

Rose: De acuerdo. Y… ¿tomaste café?

Phil: Si. (-Dos.)

Rose: Sí, te conozco Phil. Muy bien. Así que tenemos algunas de las trampas más comunes que seguro desatarán tus nervios. ¿Quieres contarnos algo más sobre esto Phil?

Phil: Desde luego, porque para ser honesto, todo el mundo tiene miedo escénico. Incluso si no tienes miedo escénico, seguro que tienes nervios. Yo hablo en público continuamente, pero me pongo nervioso antes de una presentación importante. Nos pasa a todos. Mark Twain dijo, “Hay dos tipos de ponentes: los que se ponen nerviosos y los mentirosos.” Así que nos pasa a todos, ¿verdad? La pregunta es, cómo nos aseguramos de que no nos paraliza y cómo podemos canalizar la energía generada por los nervios para hacerla llegar a la audiencia en vez de que nos paralice como me pasó hace unos momentos.

Rose: Totalmente de acuerdo. Y esa es una de las principales fuentes de nuestro trabajo como coaches. Trabajamos continuamente con personas a las que ayudamos a relajarse y centrarse, pero también para que aprendan a prepararse bien. Hay otro tema que no hemos tocado, y es esta especie de arma secreta oculta contra los nervios: la energía o la sensación que te recorre el cuerpo en forma de temblores esporádicos es miedo. Pero la otra cara del miedo es la excitación. Por tanto, conectar con tu propósito y con lo que reamente te apasiona de presentar puede ayudarte a cargarte de energía de forma positiva. Y recuerda, no es tu presentación. Es la suya. Así que ponte en un segundo plano. Retoma la preparación. Evita el café si puedes. Duerme bien y prepárate.

Phil: Desde luego. Céntrate siempre, no en lo que podrían ir mal, sino en lo que podría ir bien. Imagínate a tu público disfrutando de tu presentación, entendiendo tus mensajes clave y también consiguiendo tus objetivos, porque son ellos los que tienen que alcanzar esos objetivos. Imagina que todo eso sucede. Visualiza que eso ocurre; eso ayuda mucho. Pero ¿sabes lo que he descubierto? Que, al ensayar tu presentación, saber que has preparado bien tu presentación y que vas a dar en el clavo con tu público, tienes más de la mitad del trabajo hecho. El resto es asegurarte de que no sometes a tu cuerpo a una situación de estrés tomando café, que es estupendo para ser productivo y creativo, pero que no es tan bueno cuando tienes que hablar, porque no sólo te hace hablar más rápido, lo cual disminuye tu credibilidad, sino que también reseca tu garganta y aumenta tus niveles de estrés. No es algo que quieras cuando estás presentando.

Rose: O sea, tres cosas para recordar: una, no estás solo. Todo el mundo se pone nervioso al presentar, incluso Phil. Dos, prepárate y ensaya. Tres, cuida de tu cuerpo y tu cuerpo cuidará de ti.

PUNTOS CLAVE

  1. No estás solo: todos nos ponemos nerviosos.

  2. Prepárate y ensaya y convierte el miedo en excitación.

  3. Cuídate: Evita el café, duerme bien, ¡y respira!

Phil: ¡Gracias por unirte a The Business Presentation Revolution! Y tenemos mucho más para compartir contigo, Suscríbete a nuestro canal de Youtube, o a tu canal favorito de podcasts. Comparte con tus colegas. Nos encantaría recibir tus preguntas e historias. Y esperamos de nuevo pronto.